O que é este blog?

Este blog trata basicamente de ideias, se possível inteligentes, para pessoas inteligentes. Ele também se ocupa de ideias aplicadas à política, em especial à política econômica. Ele constitui uma tentativa de manter um pensamento crítico e independente sobre livros, sobre questões culturais em geral, focando numa discussão bem informada sobre temas de relações internacionais e de política externa do Brasil. Para meus livros e ensaios ver o website: www.pralmeida.org. Para a maior parte de meus textos, ver minha página na plataforma Academia.edu, link: https://itamaraty.academia.edu/PauloRobertodeAlmeida

segunda-feira, 23 de agosto de 2010

Humor unido, jamais dará boa coisa...

Estou de acordo com a campanha, mas o slogan é doloroso. Humor unido só pode dar porcaria. O melhor humor sempre é individual, personalíssimo...
Meu slogan seria este: "Colabore: ridicularize um político, ou mais de um..."
Paulo Roberto de Almeida

Río: los humoristas marcharon para que los dejen hacer chistes sobre los candidatos
Por Eleonora Gosman
San Pablo. Corresponsal
Clarín.com, Lunes 23 de agosto de 2010

Se concentraron en la capital carioca para repudiar una medida de la Justicia Electoral que impide burlarse de aspirantes o de partidos políticos. “El humor unido jamás será vencido”, corearon los manifestantes.

Detrás de carteles que exigían “Humor sin censura” medio centenar de cómicos y dibujantes marchó ayer por Copacabana en la capital carioca. Unos llevaban narices de payaso. Otros portaban máscaras con caricaturas de políticos brasileños que disputarán cargos electorales en los comicios generales del 3 de octubre próximo. La manifestación se originó en una polémica medida del Superior Tribunal Electoral brasileño que prohibió a radios, programas de TV y por extensión a contenidos de internet, “usar trucos, montajes o recursos de audio y vídeo que dejen en ridículo a candidatos , partidos o alianzas (electorales)”. Al mismo tiempo, veda “la producción de programas que tengan ese efecto”.

En estas presidenciales, el Tribunal se ha empeñado en imponer normas tan rígidas como imposibles de cumplir, con multas que afectaron a candidatos, partidos y al gobierno nacional. Lula, por ejemplo, fue penalizado en tres oportunidades. Pero esta vez enfrenta la revuelta de los humoristas, que debieron erradicar de sus programas televisivos y radiales todo lo que huela a chanza política so pena del castigo monetario.

La TV brasileña desarrolló varios programas de humor político en la última década. Al primero de ellos, llamado “Casseta y Planeta”, continuaron otras variantes como CQC (posterior al homónimo argentino del cuál extrajo el formato) y “Pánico en la TV”. La actriz Maria Clara Gueiros sintetizó por qué motivos esa medida del tribunal electoral es repudiable: “Es una línea de show que aproxima las personas a la política”. Si en la dictadura no fue posible, la comicidad en este terreno volvió con la democracia. “Que prohíban la vena del humor es un retroceso”, subrayó.

Dispuestos a imponer la devolución del “humor libre” los comediantes y dibujantes se encolumnaron seguidos de cientos de personas mientras coreaban: “El humor unido jamás será vencido” , en una paráfrasis de la consigna “el pueblo unido jamás será vencido” que se popularizó en los movimientos de protesta anti dictatoriales de fines de los `60 y comienzos de los `70. Como señalaban ayer medios periodísticos brasileños, el chiste político fue, en tiempos de dictadura, el medio ideal de expresión de resistencia. Con la vuelta de las democracias se convirtió en una suerte de polea de transmisión de la opinión pública hacia el poder.

La manifestación de Río de Janeiro ayer por la tarde tuvo la virtud de instalar en el público el debate por esa decisión de la justicia electoral. Cientos de cariocas se arremolinaron alrededor de los manifestantes, todos ellos conocidos personajes de TV, teatro y radio, lo que dio mucha más consistencia numérica a la marcha. “Es una ley insólita y antidemocrática. La democracia se reconquistó en Brasil con mucha lucha, mucha gente murió para que la sociedad viviese en un ambiente democrático”, sostuvo en un discurso el actor Lucio Mauro Filho. Otro colega, Bruno Mazzeo, agregó: “Es como si prohibieran hablar de fútbol en épocas de la Copa del Mundo”. Entre ellos, la presentadora Sabrina Sato del programa Pánico en la TV evaluó: “¿Quién vio un humorista que no pueda hacer chistes? Eso sí que parece una broma ¿no?”.

También indignado, Sérgio Malandro marcaba ayer: “El pueblo quiere reír y ¿quién tiene derecho a quitarle la diversión? La vida ya es muy dura y ¿cuál es el problema de hacer chistes con un diputado que ganó 100 veces la lotería?”.

Esta marcha, organizada por el grupo Comedia en Pie con la participación de los principales nombres del humor brasileño, puso de relieve la “inoperancia” del mundo político que no esbozó el más mínimo cuestionamiento. Desde el gobierno hubo mutis ante la decisión de la justicia electoral.

Pero tampoco los candidatos se sintieron obligados al menos a comentar que esa medida constituye un cerrojo. Los analistas que acompañaron los debates televisivos dijeron, justamente, que si algo caracterizó las presentaciones de los postulantes a la presidencia de Brasil fueron los medios tonos que impusieron los asesores en marketing. Hubo un esmero excesivo en preservar las imágenes de aquellos que pelean por suceder a Lula da Silva. En ese contexto, las empresas publicistas que montaron las campañas deben haber sentido alivio por la medida adoptada por el tribunal electoral.

Um comentário:

Mais Uma Maria disse...

Esses inúmeros casos ridículos nas candidaturas podem ser o resultado de uma política menos idealista e que se voltou para um propósito meramente "salarial"(apenas a profissão de político e não mais a moral e o objetivo visionário de melhorar o país)?