O que é este blog?

Este blog trata basicamente de ideias, se possível inteligentes, para pessoas inteligentes. Ele também se ocupa de ideias aplicadas à política, em especial à política econômica. Ele constitui uma tentativa de manter um pensamento crítico e independente sobre livros, sobre questões culturais em geral, focando numa discussão bem informada sobre temas de relações internacionais e de política externa do Brasil. Para meus livros e ensaios ver o website: www.pralmeida.org. Para a maior parte de meus textos, ver minha página na plataforma Academia.edu, link: https://itamaraty.academia.edu/PauloRobertodeAlmeida

quarta-feira, 3 de março de 2010

1740) Politica Exterior de Brasil: respuestas a periodista de La Nacion (Chile

Brasil y su Política Exterior: una entrevista periodística
Paulo Roberto de Almeida

1) No son pocos los países que le exigen a Brasil que tome, de una vez por todas, el liderazgo que le corresponde en Latinoamérica. ¿Es el mejor tiempo para hacerlo, teniendo en cuenta que se acercan las elecciones y Lula debe dejar el poder?
PRA: Uno no se presenta como líder con base en su propia voluntad. Hay que ser reconocido como líder por los demás países sobre la base de ciertos elementos objectivos y otro conjunto de percepciones externas. La primera condición es tener suficiente peso económico, ser abierto comercialmente para atraer otros países a sus mercados, prestar ayuda y cooperación unilateralmente, sin que sea necesario a otros pedir que se lo haga, y también asumir ciertos encargos multilaterales o regionales (incluso en materia de seguridad). O sea, hay que tener dos cosas muy sencillas: plata y soldados. Brasil tiene muy poco de los dos.
Pero las percepciones son muy importantes, en varios sentidos. Es necesario que los otros lo perciban como líder para que un país sea así reconocido. En la región, Argentina dificilmente acceptaría a Brasil como líder, igual que Colombia o Venezuela, o sea, los mas grandes, pero sobretodo Argentina (que ha sido por gran parte del siglo 20 mucho mas desarrollada que Brasil). Un líder también tiene que ser neutral, objectivo frente a los problemas de los otros países: Brasil actual ha tenido una política externa muy marcadamente partidaria, hecha de simpatias por los gobiernos progresistas o izquierdistas, con base a su partido (PT) de carácter socialista y antiimperialista. La actitud dura con respecto al gobierno de Colombia y el interino de Honduras es un ejemplo, frente a la actitud complaciente con respecto a Chávez, que representa una seria menaza a la democracia y a la estabilidad en la región.
Por ultimo, el Itamaraty, o sea, el cuerpo profesional de diplomáticos, no ha jamás proclamado una actitud de liderazgo, pues tiene consciencia que nuestros vecinos hispanos lo aceptarían. La voluntad de ser líder emana no mas que del presidente y de su partido y consejeros, no de los diplomáticos.

2) ¿Por qué el Presidente Lula habría decidido involucrarse en el conflicto de Medio Oriente y qué ha llevado a Israel a pedir su participación, independientemente de que el Mandatario iraní viaje próximamente a Brasil? ¿Se trata de mero formalismo o en verdad Lula tiene algo que podría ayudar a calmar la situación, aún cuando líderes internacionales con más renombre y poder no han podido?
PRA: No creo, personalmente, que Brasil tenga atributos capaces de influenciar decisivamente la resolución de los conflictos en Oriente Medio, basicamente la cuestión palestina, y la del Irán. Falta conocimiento preciso de las condiciones locales -- que se adquiere con extensa presencia diplomática, think tanks, centros universitarios dedicados a la región, etc., que Brasil no tiene -- y faltan los elementos "brutos" del poder: recursos financieros, presencia militar, capacidad real de influencia o presión. Brasil tiene al máximo la retórica del entendimiento, su ejemplo de sociedad integrada con base en muchos pueblos diferentes, sin conflictos internos de naturaleza étnica o religiosa. Todo esto puede ser motivo de orgullo nacional, pero no resuelve los problemas concretos del Medio Oriente. Así, su tentativa representa esta voluntad protagónica del presidente de se presentar como un gran líder mundial, de una manera mas bien voluntarista.

3) ¿Qué continuidad hay en la política exterior del Presidente Lula con los anteriores gobiernos brasileño?
La continuidad esta en el multilateralismo, la integración regional, el énfasis en el Mercosur, y varias otras tradiciones de nuestra diplomacia profesional. Las rupturas están en el excesivo tercer-mundismo, la partidarización de la política externa.
También es continuidad afirmar la voluntad de integrar el Consejo de Seguridad de las NU, pero ahora con verdadero ardor militante en esta causa. La conformación de un espacio económico integrado en America del Sur representa una otra continuidad, pero antes esto era visto como medio para alcanzar otros objetivos relevantes -- como el desarrollo material y la influencia regional e internacional -- ahora quizás sea un objectivo en si mismo.

Brasilia, 12.11.2009

Um comentário:

Vinícius Portella disse...

Paulo,

Formularei minha pergunta sem muito rigor. Dada tua declaração de que "plata y soldados" são condições para o exercício da liderança, minha pergunta recai sobre a precedência de um ou doutro fator, sobre qual seria a natureza da relação entre eles.
Se fizermos um breve e superficial exame sobre a questão da antiguidade a nossos tempos, poderemos observar que para os antigos os soldados eram, talvez, o principal elemento aglutinador dos impérios e territórios, e deles advinha a solidariedade econômica. A situação persistiu durante o medievo, em função de "n" fatores, dentre os quais o estado de desenvolvimento tecnológico do período, os minguados fluxos econômicos (concentrando-se praticamente no sal e no vinho - é claro que falo do caso da Europa), etc. No entanto, a idade moderna parece marcar um ponto de inflexão nisso: a partir de então, a economia passou a ser um dos principais fatores do Poder de um Estado-nacional. Assim, Portugal e Espanha contaram com um grande poder militar-náutico num certo período, sem no entanto contarem com economias aptas a lidarem com as riquezas provindas de suas conquistas. O caso neerlandês e inglês, como o mais recente dos EUA, parece nos mostrar que seus poderios foram construídos sobre bases econômicas anteriores ao apogeu de de seu poderio militar; i.e., parte da prata gerada por suas economias foi invertida em soldados e assim foram reconhecidas suas lideranças. Sei que em minhas palavras há muitas imprecisões e simplificações, mas hoje em dia - mais do que nunca - isso não valeria?

Me parece que "nunca antes na história desse país" tivemos uma oportunidade tão boa de desenvolvimento, mas nossa inépcia em dotar nossa economia de maior dinamicidade - bem como de adaptar nossas instituições a isto e de investir na capacitação e na qualificação de nossos quadros(cidadãos) - nos impede de de aproveitar a pleno este momento.

Abraços,

VP